logoconsulta

¿Mochila de espalda o mochila de ruedas?

De nuevo, con la vuelta al “cole”, los padres se enfrentan a otra decisión importante: la elección de la mochila. Y es que ésta no debe basarse únicamente en el diseño de la misma sino que han de tenerse en cuenta los posibles problemas que puede acarrear. El 50% de los niños menores de 15 años han padecido algún dolor de espalda. Aunque existen otros factores como el mal hábito postural o la falta de ejercicio, entre otros, está claro que el peso de las mochilas puede ser una causa importante. Toda la comunidad científica internacional coincide en afirmar que un niño no debe cargar más del 10% de su peso corporal; es decir, un niño de primaria que pese 35 kilos no debería cargar más de 3,5 kilos.

La elección de la mochila también depende de varios factores: el primero de ellos, la edad. A los niños más pequeños les encantan las de ruedas, mientras que los más mayores o adolescentes se niegan a llevar esas mochilas porque las consideran infantiles.

Así que, partiendo de esta base, ¿qué debemos saber de estas dos opciones de mochila?

MOCHILA DE RUEDAS

No todas las aceras, ni entradas y salidas de centros están acondicionadas para una mochila de ruedas, por lo que las muñecas de los niños pueden sufrir dolores y molestias al soportar las tracciones en las articulaciones de muñeca, codo y hombro. También al mantener el hombro extendido hacia detrás se pueden sufrir lesiones del manguito de los rotadores, tendinitis, etc.

1. No hacer trayectos demasiados largos.

2. Comprobar que el mango tenga la altura correcta.

3. Mantener una postura adecuada.

4. Empujar siempre hacia delante.

MOCHILA DE ESPALDA

1. El tamaño adecuado a la edad.

2. El ancho de la mochila no debe ser mayor a la espalda y la parte baja de la  mochila debe reposar en la zona dorso-lumbar a unos 5 cm por encima de  las caderas. En este caso, cabe destacar que no es conveniente llevar la mochila demasiado baja y apoyada en los glúteos o en la zona baja lumbar  (moda entre los adolescentes).

3. El respaldo debe ser acolchado y semirrígido.

4. No cargar con la mochila más de 15 minutos seguidos.

5. Los tirantes deben ser anchos y acolchados. Llevar la mochila con los dos  tirantes ajustados y no con uno sólo.

6. Debe tener una cincha ajustable a la altura de la cintura y/o pecho

7. Utilizar las que posean varios compartimentos y compensar el peso.

8. Revisar la mochila periódicamente y sacar lo que no se utilice.

9. Hacer ejercicio físico para mantener un buen tono muscular.

En definitiva, las mochilas escolares no siguen modas, se deben adaptar a las necesidades de cada niño y contribuir al buen cuidado de su espalda. Para ello, hay que saber cuál es la forma correcta de llevar cada tipo de mochila. La decisión depende de la edad, circunstancias de cada niño, trayecto, colegio, etc.

(Visited 141 times, 1 visits today)
0 781

Deja un comentario