logoconsulta

Establecer unos buenos hábitos de higiene bucal desde pequeños es el primer paso para tener unos dientes sanos toda la vida, por lo que la promoción de la salud bucodental en niños es muy importante.

De 0 a 6 meses

Comenzar la limpieza de las encías desde el nacimiento, una vez al día, aprovechando el momento del baño. Utiliza una gasa húmeda, la punta de un pañito limpio humedecido en agua o un dedal de silicona especial para bebés.

De 6 a 12 meses

Cuando comience su dentición pon especial cuidado en limpiar sus dientes desde el primer día, leche (alrededor de los 6 meses de edad), limpiar dos veces al día; en la mañana y en la noche. Su esmalte es todavía frágil y, por lo tanto, más vulnerable a los ácidos que las bacterias forman durante el proceso de fermentación. Puedes hacerlo frotándolos suavemente con una gasa empapada o con el dedal de silicona.

web1

De 12 a 24 meses

Ya han erupcionado los ocho incisivos y empieza la erupción de los primeros molares de leche. Es el momento de ir dejando de usar el biberón para comenzar a coger el vaso. En esas edades son los padres los que deben proceder a la limpieza dental usando un cepillo pediátrico suave y agua. No se debe usar pasta dental. De los 0 a los 2 años de edad no se recomienda usar pasta dental porque el riesgo de que se la trague es elevado. Además, la mayoría de las pastas dentales llevan flúor y en estas edades es innecesario utilizarlo.

web1

De 2 años en adelante

En esas edades los padres deben supervisar el cepillado dental. Este debe realizarse al menos dos veces al día, con una pequeña cantidad de pasta fluorada (no más del tamaño de un guisante) por la mañana y por la noche antes de acostarse. No deben enjuagarse después del cepillado y hay que asegurarse de que escupen la pasta. Hacia los 6 años el niño ya habrá adquirido la suficiente destreza como para realizar él sólo el cepillado pero deberás seguir vigilándolo, y ayudando si es necesario, sobre todo en el cepillado nocturno.

Otras recomendaciones

Se recomiendan revisiones con el dentista cada 6 meses, para evitar miedo irracional y para tener controlada la salud bucodental de su hijo.

El cepillado dental en niños es efectivo sólo si es realizado por un adulto.

Recomendamos dejar que el bebé y/o niño jueguen, sin embargo sugerimos que el adulto realice la higiene hasta que el niño posea la habilidad motora adecuada (aproximadamente a los 8 años).

Recuerda que la higiene oral se realiza tanto para establecer unos buenos hábitos orales como para proteger sus dientes de leche.

El cepillo debe cambiarse cada 3 meses o cuando note que se empiezan a deformar las cerdas.

Empezar tempranamente con unos hábitos de dieta saludable ayudará a una correcta salud oral, tanto en la dentición de leche como en la dentición permanente futura.

Tanto la cantidad de azúcar en los alimentos o bebidas como las veces que se consume al día son perjudiciales para la salud dental.

Reserva el consumo de productos azucarados solamente a las comidas.

Evita productos azucarados entre horas.

El agua y la leche son las bebidas más saludables para los dientes.

Deja otro tipo de bebidas como los jugos embotellados o refrescos para situaciones excepcionales y siempre durante las comidas.

Las etiquetas “bajo en azúcar” o “sin azúcar añadido” no significan que no lleven azúcar.

La OMS recomienda no tomar más de 5 cucharitas de azúcar al día.

(Visited 37 times, 1 visits today)
0 449

Deja un comentario