logoconsulta

Se considera estreñimiento cuando las heces son duras y secas, y se dan menos de 2 o 3 deposiciones a la semana en niños y adolescentes. También cuando existe retención fecal o cuando la defecación es dolorosa.

Criterios para acudir al pediatra

• Niños menores de 6 años: tan solo si es un estreñimiento simple y la fecha de aparición de los síntomas no es superior a una semana, se  recomiendan medidas higiénicas y dietéticas y si los síntomas persisten, acudir al pediatra para si fuera necesario tratamiento.

• Niños mayores de 6 años con estreñimiento prolongado que no responde a medidas higiénicas y dietéticas.

• Estreñimiento con encopresis (defecación involuntaria) es la complicación mas frecuente del estreñimiento prolongado.

• Si el niño padece alguna enfermedad metabólica, endocrina o gástrica.

• Si presenta síntomas como: dolor abdominal, nauseas, fiebre, sangre, distensión abdominal, perdida de peso, alternancia con diarrea, vómitos o fisuras anales.

Tratamiento

• Medidas dietéticas y educación del hábito intestinal.

• Si los síntomas persisten recomendable tratamiento farmacológico:

– Laxantes formadores de masa.

– Laxantes formadores de masa + laxantes osmóticos.

– Laxantes formadores de masa + laxante emoliente.

– Laxantes estimulantes.

Medidas higiénicas y dietéticas

– Incluir en la dieta alimentos ricos en fibra: Judías blancas, guisantes, puré patata, garbanzos, ciruelas secas, almendras con piel, lentejas, nísperos, dátiles, pan integral, espárragos, maíz, alcachofas, judías verdes, acelgas, espinacas, zanahoria cruda.

– Beber abundantes líquido: Agua, zumos de fruta, zumos de verduras.

– Mantener el “hábito defecatorio”: después de una comida, durante diez minutos y siempre a la misma hora. Responder inmediatamente a la necesidad de evacuar.

– Practicar ejercicio regularmente ( andar, bici, etc.)

– Comer despacio, masticar bien y reposar la comida.

– Consumir alimentos con efecto laxante: Kiwi, mermelada de ciruela, miel cruda… naranja, mandarina, uva, piña.

– Tomar máximo 2 veces por semana: col, alcachofa, zanahoria, cebolla, arroz blanco hervido, patata, limón, plátano (a menos que este muy  maduro), quesos fermentados, pasteles, bebidas gaseosas.

– Leche, yogur, queso fresco (limitar a 2-3 tomas al día para asegurar una dieta equilibrada, no consumir en exceso).

– Legumbres (todas): se consumirán enteras o en purés gruesos y con restos de pieles.

– Verduras (todas): enteras, cocidas, en ensaladas o en purés gruesos con restos visibles.

FUENTE: Guía Atención Farmacéutica sobre niño sano. Grupo de Investigación en Atención Farmacéutica de la Universidad de Granada

(Visited 41 times, 1 visits today)
0 688

Deja un comentario