logoconsulta

El esguince de tobillo es una lesión frecuente en los niños. Se trata del estiramiento o desgarro del ligamento que une los huesos de una articulación. Se suele producir a causa de un estiramiento excesivo, una distensión o una torsión del ligamento afectado. Es más frecuente en los niños, pues ellos tienden a ser más arriesgados a la hora de llevar a cabo ejercicios físicos. Las causas pueden ser desde determinados juegos infantiles, la práctica de algún deporte, caminar por un suelo irregular o incluso andar con las zapatillas inadecuadas o mal atadas.

Según la gravedad existen varios tipos de esguince:

Grado 1: el más leve, es una distensión parcial del ligamento, sin rotura o con rotura de menos del 5% de las fibras; Grado 2: rotura parcial : Grado 3: rotura total que puede afectar también a las zonas de inserción óseas. Según el grado será más o menos doloroso y su recuperación llevará más tiempo. También el tratamiento dependerá de la gravedad (en el grado 3, por ejemplo, es necesaria la cirugía).

¿CÓMO SABER SI MI HIJO TIENE UN ESGUINCE?

Reconocer los síntomas
· Dificultad para caminar
· Menos movimiento del tobillo
· Dolor que va de leve a intenso
· Hematomas e hinchazón en la zona frontal y lateral del tobillo

Primeros auxilios ante un esguice

Si crees que el niño tiene un esguince de tobillo, deberás llevarlo al pediatra para que lo evalúe y decida el mejor tratamiento según la gravedad del mismo.

No obstante, mientras se recomienda que sigas los siguientes pasos:

1. Reposo: No caminar ni apoyar con el pie afectado.

2. Aplicar hielo para reducir la inflamación y el dolor. Consejo: Nunca poner el hielo directamente sobre la piel. Aplicar con una tela o paño. Lo ideal es que sea hielo picado porque en cubitos puede llegar a quemar por congelación.

3. Elevar la zona mientras estamos en reposo Consejo: Lo mejor es estar tumbados y poner la articulación por encima del tronco para ayudar realmente a drenar la articulación. Para que el niño permanezca quieto es importarle buscarle actividades atractivas, como por ejemplo leer cuentos, ver películas, jugar a algún juego de mesa, etc.

4. Es importante tratar el esguince y no esperar a que se cure solo Consejo: Es necesario ir al médico cuanto antes para confirmar el tipo de esguince y descartar lesiones asociadas que compliquen la recuperación, como puedan ser desgarros o rotura del ligamento, arrancamiento o fisuras óseas.

5. Tratamiento farmacológico Para tratar el dolor y reducir la inflamación, el médico podrá aconsejarle algún medicamento como los antiinflamatorios vía oral.

¿QUÉ CONSECUENCIAS TIENE?

En los grados 1 y 2 el reposo debe hacerse las primeras 72 horas y después debe hacerse la movilización de la zona con ejercicios sin carga. No obstante, las molestias pueden durar bastante tiempo, por ser estos ligamentos muy sensibles, dada su importancia en el reconocimiento inconsciente de la posición.

A veces queda cierta hinchazón durante algún tiempo, y cuando se producen esguinces de repetición puede dar lugar a un tobillo inestable.

En niños más pequeños los ligamentos son más fuertes que las líneas de crecimiento de los huesos, lugar por donde se suelen romper (epifisiolisis). El factor que más favorece sufrir un esguince de tobillo es haber tenido uno previamente.

En grado III es el especialista quien pautará el tiempo de inmovilización y si requiere cirugía o tratamiento conservador.

¿CUÁNDO VOLVER A LA RUTINA?

El médico determinará los tiempos adecuados. Lo normal es que pueda asistir al colegio, pero sin realizar actividades deportivas ni ejercicios físicos.

Si vuelve a practicar deportes demasiado pronto, aumentará el riesgo de una nueva lesión en el tobillo. Si la recuperación no es completa, el niño puede llegar a tener problemas crónicos.

(Visited 68 times, 1 visits today)
0 503

Deja un comentario