ideas

El carnaval es una fiesta de tradición popular que se caracteriza por la participación tanto de mayores como pequeños. En el colegio, en casa, en fiestas con amigos, el carnaval es música, color y alegría.

Puede ser el momento idóneo para dejar a un lado tabletas y móviles por unos días y motivar a nuestros pequeños para que se conviertan, a través de un disfraz, en el personaje que siempre han deseado ser.

Divertirse imitando a sus personajes de cuento, a su ídolo de la canción, del cine o de los dibujos animados y salir disfrazados a bailar, cantar y participar de la fiesta más alegre de todo el año.

VALOR PEDAGÓGICO DEL DISFRAZ

Esta fiesta, bien utilizada puede ser mucho más que DIVERSIÓN. El carnaval es una fiesta que FOMENTA LA FANTASÍA Y LA CREATIVIDAD y sabemos que los más pequeños pasan de la realidad a la fantasía de forma más natural.

En el ámbito afectivo y emocional, los disfraces son ideales para promover fantasías, experiencias y nuevas sensaciones. Cuando juegan a disfrazarse están representándose a sí mismos como otra persona. Serán un policía, un bombero, un médico o un perrito. Los niños se ponen ropa, zapatos, utilizan maquillaje, máscaras, todo lo necesario para crear un papel y contar una historia. Todo esto sirve a los más pequeños para incentivar su desarrollo psicológico. El disfraz y lo que conlleva transmitirá conocimientos, información y normas a los más pequeños. Estimulará a los niños a relacionarse ya que incluye otras formas de expresión y comunicación y permitirá que el niño desarrolle su identidad y valore la cooperación. Incluso los más tímidos tienden a relacionarse mejor con otros niños inventando juegos e historias vinculados a sus respectivos disfraces y olvidándose de la vergüenza. Les ayudará a desinhibirse, potenciará sus habilidades de dramatización y fomentará la expresión artística.

Durante el carnaval, los niños disfrutan y desarrollan, por un lado, la expresión corporal, a través de bailes y danzas y, por otro, la expresión musical con canciones, instrumentos y ritmos. El despliegue acústico y musical durante los desfiles de carnaval es una forma fantástica de estimular el oído de los pequeños.

ELEGIR EL DISFRAZ

Finalmente, siempre es recomendable que al elegir el disfraz se representen personajes que encarnen valores que deseamos transmitir, como la educación, el civismo, la convivencia y el respeto a los demás. Por todas estas razones, el carnaval puede ser una excelente actividad en familia, una oportunidad para inculcar valores positivos y enseñar tradiciones.

¡¡¡CON TODO ESTO, A DISFRAZARSE TODOS EN CARNAVAL Y A DISFRUTAR!!!

(Visited 20 times, 1 visits today)
0 105

Deja un comentario