ideas

Bajo el epígrafe EL MUNDO DEL SUEÑO arrancamos en el mes de marzo una serie de post para abordar el sueño y su relación con los niños y adolescentes. En la primera entrega de esta serie titulada EL BUEN DORMIR DE LOS MÁS PEQUEÑOS, definíamos el sueño, el buen dormir y se recordaban las normas de higiene del sueño, resumidas en 10 mandamientos. (Ver POST MARZO 2018. 1. El bien dormir de los más pequeños.)

Esta segunda entrega se centra en los trastornos del sueño, que por supuesto, no son ajenos a los niños. Se estima qeu entre el 25-30% de las visitas al pediatra tienen relación con algún problema ligado al sueño, y los padres pueden hacer mucho para ayudar a sus hijos a tener el sueño profundo y reparador que necesitan para crecer, vivir sanos y mantenerse bien despiertos durante el día.

¿CUÁNDO DEBEMOS SOSPECHAR DE UN PROBLEMA DE SUEÑO

Hay una serie de señales que los padres pueden observar y que ayudan a sospechar si en el niño existe algún problema de sueño.

DURANTE EL DÍA

Se pueden dar, entre otras, las siguientes señales: que el niño presente mal rendimiento escolar, problemas de aprendizaje y/o pérdida de memoria en la escuela; que esté más activo de lo habitual, que manifieste irritabilidad o problemas de comportamiento o que se duerma durante el día.

DURANTE LA NOCHE

Habría que considerar si el niño tiene despertares frecuentes, requiriendo la presencia de los padres de 3 a 5 veces por noche o si tarda más de media hora en dormirse. Por otro lado, se debe observar si presenta bastante dificultad para despertarse o muestra mucha irritación.
También es conveniente tener en cuenta el ronquido.

CLASIFICACIÓN DE LOS TRASTORNOS DEL SUEÑO MÁS FRECUENTES EN EL NIÑ

1. DISOMNIAS

1.a. Intrínsecas

Narcolepsia

Síndrome de apneas obstructivas del sueño

Movimientos periódicas de las piernas

1.b. Extrínsecas

Trastorno ambiental

Trastorno del establecimiento de límites

Trastorno de las asociaciones al inicio del sueño

1.c. Trastornos del ritmo circadiano

Retraso de fase de inicio del sueño

OTRAS

Enuresis

2. PARASOMNIAS

2.a. Del despertar

Despertares confusionales

Sonambulismo

Terrores nocturnos

2.b. De la transición sueño-vigilia

Movimientos rítmicos del sueño

Somniloquia

Mioclonías del sueño

2.c. Asociadas al sueño REM

Pesadillas

DESCRIPCIÓN BREVE DE LOS TRASTORNOS DEL SUEÑO MÁS FRECUENTES EN LA NIÑEZ

Narcolepsia: se caracteriza por somnolencia y episodios incoercibles de sueño de aparición súbita. Asocia cataplexia (pérdida súbita y bilateral del tono muscular en situaciones emocionales intensas) y otros fenómenos de sueño REM, como las alucinaciones hipnagógicas o la parálisis del sueño. Se diagnostica con el test de latencias múltiples.

Síndrome de apneas obstructivas del sueño (SAOS): episodios repetidos de obstrucción de vías respiratorias superiores, generalmente acompañados de desaturación de oxígeno sanguíneo. El diagnóstico de certeza se realiza con polisomnografía.

Síndrome de movimientos periódicos de las piernas: episodios periódicos de movimientos estereotipados de las extremidades, generalmente las piernas, que ocurren durante el sueño.

Trastorno ambiental del sueño: alteración del sueño producida por un factor del entorno (ruido, luz, temperatura) que lo impide o dificulta.

Trastorno del establecimiento de límites: alteración del sueño del niño caracterizada por el rechazo a irse a la cama en el momento adecuado, con fallo por parte del cuidador en el modo de inducir al niño a hacerlo.

Trastorno de las asociaciones al inicio del sueño: se produce cuando el sueño se altera por la ausencia de un objeto o circunstancias que el niño asocia con el inicio del sueño. El problema se acentúa cuando se asocia el inicio del sueño con la actuación o presencia del adulto.

Retraso de fase de inicio del sueño: trastorno del ritmo circadiano del sueño con incapacidad de conciliarlo a horas convencionales, lográndolo más tarde, con dificultad para despertarse a las horas convencionales.

Despertares confusionales: estado de confusión, con desorientación temporo-espacial al despertar, generalmente de sueño profundo, en la primera mitad de la noche. Ocurren en casi todos los niños menores de 5 años y el curso es generalmente benigno.

Sonambulismo: conducta compleja que incluye generalmente caminar, que se inicia durante el sueño lento, por lo que es más frecuente en el primer tercio de la noche. Es más prevalente entre los 4-8 años y el curso suele ser benigno.

Terrores nocturnos: despertar brusco que se produce desde fases 3 ó 4 de sueño lento acompañado de grito y síntomas vegetativos y conductuales de miedo intenso. Suelen ocurrir en el primer tercio del sueño nocturno y la persona no recuerda el episodio.

Movimientos rítmicos del sueño: conjunto de conductas estereotipadas con movimientos repetitivos de tronco, cuello, cabeza que ocurren inmediatamente antes de iniciar el sueño y se mantienen durante el sueño ligero. Es frecuente en lactantes y niños hasta el 2º-3er año de vida, pero puede persistir hasta la edad adulta en algunos casos.

Somniloquia: emisión de palabras o sonidos durante el sueño sin conciencia subjetiva del evento.

Pesadillas: Sueños que producen sensación de miedo al sujeto que los padece y que generalmente lo despiertan desde sueño REM, por lo que son más frecuentes en la 2ª mitad del sueño nocturno.

Enuresis: micción involuntaria recurrente durante el sueño que persiste más allá de una edad en la que hay madurez para controlarlo (5 años), en ausencia de otra trastorno urológico, médico o mental que lo justifique.

Mioclonías del sueño: contracciones sincrónicas de las extremidades o del tronco que ocurren durante el sueño tranquilo en neonatos.

Fuente: Asociación Española de Pediatría.

(Visited 91 times, 1 visits today)
0 668

Deja un comentario