ideas

unavez

“Había una vez…” el valor terapéutico de un cuento

Cuando nuestro hijo enferma, también nosotros sufrimos con él, y lo daríamos todo por ahorrarle esos momentos. Sólo pensamos en consolarle, mimarle y que se restablezca cuanto antes.

Aprovechando que este mes celebramos el Día Internacional del Libro, (23 de abril), nos centraremos en el valor terapéutico de leer un cuento a nuestro hijo enfermo. La lectura es una llave prodigiosa al mundo de la ficción, a la fantasía y a la ilusión. Los cuentos, en sus infinitas variedades: fantásticos, ingeniosos, humorísticos, de reiteraciones, sabios, metafóricos representan otro modo de acompañar el dolor, la tristeza, la inquietud, el miedo o las dudas de un niño.

Uno de los efectos terapéuticos de los cuentos es conseguir que el niño se vea a sí mismo como protagonista y responsable de su historia. Un cuento, una historia oportunamente elegida pueden constituir el disparador de un cambio que conduzca a encontrarse cada vez mejor.

CONSEJOS PARA CAPTAR LA ATENCIÓN DE UN NIÑO CUANDO LEEMOS UN CUENTO

1. Es muy importante la elección del cuento: la variedad es inmensa, así que lo principal es conocer los gustos del niño.

2. Los cuentos deben tener elementos familiares: a los niños les cuesta prestar atención durante mucho rato y más aún si están enfermos, por eso prefieren una historia que ya conocen antes que un cuento nuevo.

3. Transmitir entusiasmo al leer: un cuento leído con cierta teatralidad acapara la atención del niño: cambios de voz, gestos, abrazos, mimos. Es un buen momento para expresarle cariño y amor.

4. Dejar a los niños que manipulen los cuentos, los hojeen, investiguen, miren las ilustraciones, nos comenten lo que ven.

5. Las rimas, adivinanzas y trabalenguas tienen mucha musicalidad y ofrecen la posibilidad de interactuar.

6. Evitar la televisión o el móvil. Cuantas menos distracciones mejor. Evitar los aparatos eléctricos y favorecer un entorno tranquilo y silencioso estimula la comunicación y la lectura compartida.

7. Ser flexible. Si el niño muestra señales de cansancio, dejarlo para otro momento.

LO MÁS IMPORTANTE, arrancar una sonrisa a nuestro niño y volver a ver la ilusión en sus ojos. Si lo conseguimos, MISIÓN CUMPLIDA.

Recomendaciones de enlaces a cuentos infantiles

(Visited 49 times, 1 visits today)
4 477

Deja un comentario