ideas

ADIÓS AL COLE Y ¡¡¡VIVAN LAS VACACIONES!!!

Terminan las clases y llegan las ansiadas vacaciones. Como nos ocurre a los adultos, los niños necesitan descansar, jugar y disfrutar del tiempo libre. Y es ahora cuando el debate de los deberes, presente durante todo el curso, se traslada al verano: ¿Hay que hacer deberes en verano? Ni en invierno ni en verano hay consenso sobre este tema. Muchos profesores siguen recomendando los cuadernos de vacaciones. Otros apuestan por actividades voluntarias. Y otros defienden que el verano es para descansar y desconectar del colegio.

Pero, sin duda, en las largas vacaciones de verano hay tiempo para todo y, por supuesto, también para recordar y reforzar lo que se ha aprendido durante el curso. Lo que sí se recomienda es dejar al niño unos días de descanso y de desconexión total de las clases para después ir introduciendo poco a poco, un rato al día, actividades de repaso (siempre priorizando los consejos del centro escolar y de los tutores en función de las necesidades de cada niño).

Una de las claves está en trabajar aspectos como la lectura y la escritura, los idiomas o las matemáticas en forma de juego para que estas actividades no se parezcan a las tareas de clase y el niño las perciba como algo divertido.

Para ello, ofrecemos algunas propuestas adicionales, indicadas para complementar la principal tarea de los niños en época estival que, sin duda, es DIVERTIRSE Y DISFRUTAR.

1. PRIORIZAR LAS ACTIVIDADES AL AIRE LIBRE. Aprovecha estos meses de buen tiempo para que los niños se diviertan al aire libre. Los estudios demuestran que los juegos activos como correr, montar en bicicleta o nadar contribuyen a estimular su cerebro.

2. ILUSIONAR CON LA MAGIA DE LOS LIBROS. Cuando los niños leen no solo mejoran su nivel de lectura sino también la escritura a través de la ortografía y el vocabulario. También desarrollan su memoria y su capacidad de concentración. La clave está en elegir un buen libro.

3. LAS MATEMÁTICAS Y LOS JUEGOS DE MESA. Los juegos de cartas o de mesa permiten contar, sumar, restar, etc. Ideales para entretener y seguir aprendiendo.

4. COMPARTIR algunas de las obligaciones de los adultos, por ejemplo, LA COMPRA. Que tu hijo te ayude a hacer la lista de la compra para comprender lo que se necesita y se esfuerce en escribir correctamente. En el supermercado puedes animar al niño a sumar, calcular precios, etc. Además de practicar las matemáticas, empezará a valorar el coste de las cosas y a asumir responsabilidad.

5. FOMENTAR SU CREATIVIDAD. Pintar, dibujar o hacer manualidades sirven para potenciar la creatividad y la improvisación y para mejorar su conocimiento del mundo y sus habilidades artísticas. También puedes aprovechar para que aprenda sobre pintores o escultores, técnicas, cuadros famosos…

6. APROVECHAR EXCURSIONES Y CAMPAMENTOS. El pueblo, el bosque, el parque, el museo, la granja-escuela o el planetario pueden ser la mejor clase de historia, o ciencias sociales…, y, por supuesto, contemplar la posibilidad de elegir, entre el amplio abanico de opciones, un buen campamento de verano (ocio y naturaleza, idiomas, deportivos, musicales…).

¡¡¡POR ÚLTIMO, LO MÁS IMPORTANTE, DISFRUTA CON TUS HIJOS ESTÉS DONDE ESTÉS!!! ¡¡¡CUALQUIER MOMENTO ES BUENO!!!

(Visited 17 times, 1 visits today)
1 401

Deja un comentario