ideas

Uno de los motivos frecuentes de consulta en los Servicios de Urgencias son los accidentes domésticos durante la infancia. Los factores implicados en tales accidentes pueden ser naturales (la curiosidad, el impulso de autonomía, el desconocimiento del riesgo,) psicológicos (situaciones conflictivas en la familia o problemas emocionales que les llevan a obviar medidas de autoprotección o de autocuidado de su cuerpo), y circunstanciales (pasar más tiempo en casa o situaciones que alteran su día a día como visitas o mudanzas).

Los accidentes infantiles más comunes en el hogar son: intoxicaciones, quemaduras, caídas, asfixia, golpes, cortes e incidentes con la electricidad.

Según los expertos, la mayoría de los accidentes son previsibles y, por tanto evitables con las oportunas medidas preventivas. A este respecto, también es importante conocer los factores de riesgo asociados a las diferentes etapas del crecimiento en los pequeños.

ETAPAS DEL CRECIMIENTO Y FACTORES DE RIESGO

• Hasta el primer año.

Exploración. Sentarse, gatear, andar, llevarse todo a la boca. En esta fase de “exploración” del entorno conviene extremar las medidas de seguridad, sobre todo, en el cuarto de baño y en la cocina, los dos lugares más propensos a accidentes domésticos.

• De 1 a 4 años.

Investigación. Quieren correr y subirse a todo. Hay que vigilarle permanentemente, enseñarle la existencia de situaciones peligrosas así como aconsejarle sobre la actitud correcta para reducir riesgos.

• De 5 a 7 años.

Autonomía. El niño es cada vez más autónomo. Los peligros de accidentes se desplazan progresivamente de la casa al exterior, por lo que es muy importante la educación, sobre todo, la vial.

• De 7 a 12 años.

Experimentación. Amigos, deportes, salir en bici, jugar por el barrio,… Por ello, es muy importante el establecimiento de unas reglas de convivencia y disciplina.

CONSEJOS PARA PREVENIR ¡¡¡LOS ACCIDENTES EN EL HOGAR!!!

Cocina

· Procurar cocinar en los fuegos del fondo y evitar que sobresalgan los mangos de los utensilios.
· Tener precaución al trasladar alimentos calientes de un lugar a otro, por el riesgo de tropiezo con un menor.
· Todos los productos de limpieza deben guardarse en alto, y nunca mezclados con alimentos.
· No guardar nunca productos industriales y domésticos en envases de alimentos o bebidas.
· Procurar que los manteles no sobresalgan del borde de la mesa de la cocina.
· Nunca se debe dejar que manipulen las llaves de gas o los enchufes.
· Guardar bien los cuchillos, tijeras, cerillas y encendedores.

Baño

· No dejar solo a un niño en la bañera, incluso con poca agua. No dejar solo a un niño en la bañera, incluso con poca agua.
· Evitar las caídas en el baño, intentando no tener el suelo húmedo, y en el caso de usar alfombras, deben disponer de rejillas de caucho adhesivas.
· Controlar la temperatura del agua del baño: se recomienda abrir primero el grifo de agua fría y después buscar la temperatura adecuada con el agua caliente.
· Desenchufar los electrodomésticos mientras se baña al niño.
· Guardar las cuchillas de afeitar inmediatamente después de su uso.

Resto de la casa

· Todos los domicilios deben disponer de interruptor diferencial y los enchufes, tener toma de tierra y estar protegidos. Las alargaderas deben estar protegidas para evitar la desconexión.
· No dejar al alcance de los niños juguetes inapropiados, tijeras, agujas, pilas de botón, medicamentos o productos tóxicos y recipientes de productos peligrosos (aunque estén vacíos).
· Los medicamentos y productos tóxicos deben guardarse en lugares inaccesibles para los niños;  y a ser posible bajo llave.
· Las bolsas de plástico pueden ser peligrosas (los niños pequeños pueden ponérselas en la cabeza y asfixiarse).
· Las cunas deben cumplir los requisitos recomendables de seguridad y se deben poner protectores para evitar traumatismos o caídas desde la cama.
· Las escaleras y ventanas deben protegerse para evitar caídas.
· Revisar las calderas de gas. Riesgo de intoxicación por CO.
· Las casas con chimenea, brasero, estufa de leña o eléctrica tienen mayor riesgo de que se produzcan quemaduras o incendios, por lo que debe disponerse de extintores y extremar el cuidado con los niños.
· Los animales domésticos deben estar correctamente vacunados, domesticados y adiestrados para evitar ataques y mordeduras.

Fuente consultada: Sociedad Española de Urgencias Pediátricas

(Visited 60 times, 1 visits today)
1 534

Deja un comentario