ideas

slideexamenes

Cuando llega el mes de junio, los niños y adolescentes se enfrentan al último esfuerzo del curso escolar. Unos muestran nerviosismo, miedo a fracasar e incluso rechazo a los exámenes, mientras otros manifiestan desidia, falta de interés o cansancio ante la recta final.

En ambos casos, la actitud de los padres ante este momento clave para los niños o adolescentes es fundamental. Aquí tenéis algunos consejos para ayudar a vuestros hijos a afrontar el mes de junio y la recta final del curso.

1. Conserva la calma, evita la presión y los mensajes negativos: Escucha a tu hijo, muestra interés y conoce las fechas de cada prueba. Ofrécele ayuda si la necesita. Evita las comparaciones con otros compañeros, vecinos, amigos o familiares y no le traslades tus preocupaciones de futuro.

2. Respeta su espacio y sus momentos de tiempo libre: Mantén la casa lo más tranquila posible, respeta su espacio de trabajo mientras está estudiando y, durante los descansos, ayúdale a desconectar y despejarse.

3. Aconséjale hacer deporte: Realizar un poco de ejercicio varias veces a la semana puede ir muy bien para liberar las tensiones. Sería muy bueno practicar deporte juntos.

4. Controla sus horas de sueño y descanso: El sueño es fundamental, no sólo porque fija los conocimientos sino porque ofrece el descanso necesario para poder recuperar la atención y la activación. Intenta que antes de irse a la cama haya desconectado de los estudios y tenga un breve espacio de ocio, ver la televisión o leer.

5. Cuida su alimentación: Durante el periodo de exámenes es importante que tu hijo coma bien y tome alimentos saludables y nutritivos que no resulten demasiado pesados. Evita que coma cualquier cosa rápida mientras estudia, es mejor que se siente en la mesa. El desayuno, la comida y la cena pueden ser momentos de descanso perfectos para que desconecte del estudio y pueda disfrutar de la familia.

6. Quita importancia a los resultados del examen: Si el examen no sale bien, evita perder los nervios o reñirle. Lo mejor es analizar juntos qué ha fallado: si dejó el estudio para última hora, si los nervios jugaron una mala pasada o si tiene problemas concretos con esa asignatura. En cualquier caso, hay que motivarle para seguir intentándolo: lo más importante es que sea capaz de reaccionar y solucionarlo.

(Visited 24 times, 1 visits today)
2 377

Deja un comentario